Perugia, la capital del chocolate

Entre Florencia y Roma, Perugia es uno de los centros de peregrinación de aprendices de italiano y de amantes del chocolate. Sus callejuelas guardan bien el paso del tiempo y merece la pena una visita.

Chott el Jerid en Túnez

El lago salado de El Jerid, también llamado Chott el Jerid es uno de los entornos naturales más visitados y más destacados del norte de África por su superficie y por el efecto que producen los espejismos allí.

El Parque Güell de Barcelona

Seguramente junto con la Sagrada Familia y los palacios del Paseo de Gracia son los símbolos modernistas de la ciudad. El Parque Güell bien merece una visita para descubir sus jardines y la arquitectura que diseñó Antoni Gaudí a principios del siglo XX

Pagodas del Sol y la Luna en Guilin

Las pagodas del Sol y la Luna, dorada y plateada, respectivamente constituyen el símbolo de la ciudad de Guilin al sur de China. Realizar un crucero por sus canales es la mejor manera de conocerla.

Caserta, el Versalles de Nápoles

La Regia di Caserta constituye la versión italiana del Palacio de Versalles o del Escorial. Es la última gran obra del Barroco Italiano.

Cartago, la metrópoli del imperio

Cartago fue una de las dominadoras del Mar Mediterráneo antes del nacimiento de Cristo. Su posición estratégica la hizo ser el foco de varios imperios a lo largo de la historia.