Los Guerreros de Terracota

En 1974 unos campesinos chinos de los alrededores de Xi’an estaban en sus cultivos de granada y caqui. Estaban en medio de una temporada de sequía extrema y Yang Zhifa con sus hermanos y Wang Puzhi decidieron hacer en mitad del terreno un pozo para salvar sus plantaciones. Pasados unos días, el pozo ya tenía más de 15 metros de profundidad y sacó a la luz una cabeza y una punta de flecha. Inicialmente se pensaron que era de un Buda pero después vieron que era algo diferente y avisaron a las autoridades.

guerreros-terracota_xian_chinaIMG_6036

El estado expropió los terrenos a los campesinos a costa de una prima similar a un año de salario por trabajar las tierras y se ocupó de los restos arqueológicos que allí se encontraron. Aunque algunos de ellos trataron posteriormente de ganarse la vida en alguna de las tiendas o restaurantes que se hicieron allí, vivieron a partir de entonces con bastante penuria. Creen que el descubrimiento les provocó mala suerte en su vida.

Historia

En el siglo III a.C. China se unificó bajo el mandato de Qin Shi Huang, considerado como “El Primer Emperador” y primero de la dinastía Qin. Fue el encargado de unificar el país junto a su ministro Li Si. Aunque su legado está basado en un poderío tiránico se mantiene un aura de super-héroe entre los chinos porque fue el emperador que unificó el país. Unificación que perdura dos milenios después y porque fue el encargado de proveer al país de proyectos colosales como la Gran Muralla China que protegía de los mongoles y que se llevo la vida de dos millones de obreros.

Cuando Qin Shi Huang tenía la edad de 13 años mando construir el que sería su mausoleo. Más de 700.000 trabajadores fueron enviados a realizar las labores de construcción. Además de palacios y torres, se simularon los ríos del país con mercurio y se implantó una red de artefactos de seguridad como ballestas y flechas para evitar que un esclavo intentara adentrarse en la tumba.

guerreros-terracota_xian_chinaIMG_6050

Además, según el Sima Qian, biografía del emperador, una vez muerto Qin Shi Huang, sus concubinas, los ingenieros que idearon las medidas de seguridad, arquitectos y artesanos fueron asesinados o enterrados sobre la superficie construida junto al Monte Li. De esa manera, nadie podría descubrir los secretos que allí se enterraron.

guerreros-terracota_xian_chinaIMG_6069

Una vez descubiertos los restos y tras las labores de restauración del estado chino fueron designados como Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO en 1987.

Los guerreros de terracota

Se calculan unos 7.500 formas humanas de terracota que conforman un ejército realizado de terracota, es decir, arcilla y agua cocidas. Las formas fueron decoradas con colores que se conservaron bajo tierra en buen estado. El hecho de desterrarlas provocó que el oxigeno del aire oxidara el color.

El ejercito estaba compuesto de generales, miembros de infantería, arqueros, jinetes a caballo, carros de combate y una legión de aprendices. Se observa en el rostro una expresividad muy bien detallada con detalles físicos que permite ver diferentes edades, etnias, rasgos estéticos. Además destaca la altura de las figuras, realizadas a escala real, con una altura de unos 180 centímetros.

guerreros-terracota_xian_chinaIMG_6054

Una colección de los guerreros ha viajado por el mundo a diferentes museos generando bastante expectación allá por donde iba.

Misterios alrededor de los guerreros

Detrás de una figura poderosa y tiránica como la del Primer Emperador siempre hay algunos misterios, algunos de ellos todavía sin resolver.

En 1974 se descubre el mausoleo y empiezan unas labores arqueológicas que encontraron miles de guerreros muy expresivos, con diferentes vestimentas, de diferentes roles y categorías. Se encuentran rodeando la tumba del emperador la cual no ha sido todavía abierta por nadie.

Hay dos teorías en torno a la no penetración de nadie en la tumba. La opción más popular es la que sigue la historia de Sima Qian en la que se hace mención a estructuras de seguridad que pondría en peligro a aquel visitante que intentara adentrarse. La otra opción es la de que hasta que no se tenga la seguridad de conservación una vez abierta no se acabará abriendo. El dato de la oxidación de las pinturas que recubren a los soldados hace pensar que abrir la tumba supondría perder unos restos de gran valor.

Otro de los misterios se encuentra relacionado con el uso del mercurio para generar los ríos que rodean a la tumba del emperador. Hay muchas teorías al respecto. La toxicidad y la densidad del elemento hace pensar que es una forma de proteger de invasores y de que no haya filtraciones que hagan perder el volumen. También puede estar relacionado con el modo en el que el emperador murió. Se piensa que fue a causa de un supuesto elixir de inmortalidad compuesto de mercurio con jade en polvo.

guerreros-terracota_xian_chinaIMG_6058

Como el libro cuenta, junto al Primer Emperador se enterraron a trabajadores, soldados, ingenieros y concubinas. Obviamente, de diferentes etnias chinas pero con un patrón morfológico asiático. Bueno, en realidad, no todos. Hay algunos restos que presagian que había restos europeos entre los restos humanos encontrados por lo que se piensa que algún inmigrante europeo podría haber llegado. 1500 años antes de que llegara Marco Polo, el considerado como “descubridor” europeo de Asia. La forma de diseñar las figuras de terracota a caballo, que recuerdan a los jinetes del friso del Partenon hace que pensar que aquellos ayudantes extranjeros pudieran ser griegos.

Recomendaciones

El recinto actual esta compuesto de varios pabellones y museos. De hacer la visita por tu cuenta, planifica bien los tiempos porque hay mucho que ver. El problema como en casi toda China es que no esta muy preparado para el visitante internacional por lo que da gracias que algunos carteles estén en un inglés legible.

guerreros-terracota_xian_chinaIMG_6046

La primera opción es llegar en un circuito cerrado como en el que iba yo. Al final Xian era una de las paradas del circuito y he de reconocer que para mi visitar los Guerreros era una de las prioridades. Te dejan en la entrada del recinto y te lo enseña un guía local en español. Todo perfecto pero si realmente echas cuentas, el coste del viaje lo pagas con tarifa occidental, mucho más caro que si lo haces por tu cuenta.

Otra opción es una excursión contratada allí. Es un sitio hiperturístico y estando en Xi’an vas a tener opción a contratar una excursión con guía local. El problema de estas excursiones es que si pagas poco te tocara visitar alguna tienda para ver si acabas picando o si no vas a tener que pagar algo desmesurado. Quizás menos que contratarla antes de llegar a China, pero más cara que hacerla por tu cuenta.

guerreros-terracota_xian_chinaIMG_6064

Siguiendo las indicaciones de Organizotuviaje.com hay opciones por tu cuenta que son bastante recomendables. Por ejemplo la de hacerlo directamente sin guía. En la estación de trenes sale un autobús plateado número 306 con bastante afluencia y frecuencia que te lleva directamente, sin paradas, al recinto. Hay otras opciones, incluso sin tener que pasar por la estación de trenes pero cuestan lo mismo y tienen muchas paradas. Lo ideal es coger después allí una guía (la oficial no es regateable pero hay opciones no oficiales que se ofertan hasta llegar al recinto) o una audioguía. A no ser que sepas chino y la historia, merece la pena tener parte del contexto. Si bien es cierto, hay gente que le parece demasiado densa la historia que cuenta la audioguía.

Un comentario Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.