Excursión al desierto de Merzouga (Día 2)

Continuamos con la excursión de tres días al desierto de Merzouga que contratamos en Civitatis.

El primer día habíamos salido temprano de Marrakech y tras cruzar por la mañana el Atlas descubrimos el pueblo de Ait Ben Haddou. Una vez comimos e hicimos la visita fuimos a través de Valle de las Rosas donde acabaríamos durmiendo en un hotel que parte de sus habitaciones eran cuevas.

excursion-desierto_marruecosIMG_9919

 

Tras una noche plácida, aunque algo fresca porque la cueva no estaba muy bien aclimatada, tomamos un típico desayuno marroquí, esta vez, buffet. Nos vinieron a recoger al hotel para dirigirnos al otro hospedaje donde estaba la otra parte del grupo.

Garganta del Dades

La primera visita del día fue a la Garganta del Dades. Se trata de una estrecha garganta a la que para acceder hay que hacerlo por carreteras sinuosas. Este camino puede ser complicado si te sueles marear en el coche.

excursion-desierto_marruecosIMG_9866

Una vez se llega a los miradores del desfiladero las vistas que se tienen tampoco es que sean muy diferente a lo que has podido ir viendo hasta llegar allí. Terreno bastante árido el que puedes encontrar en el Alto Atlas y quizás lo que más llame la atención es el serpenteo de las carreteras.

Una vez se sale de la garganta, te adentras en el Valle del Dades, una zona rica en vegetación, principalmente palmeras y bien conocida por ser productores de uno de los mejores dátiles de Marruecos.

excursion-desierto_marruecosIMG_9865

Gargantas del Todra y los dedos del mono

Continuando el viaje hacia Merzouga por los encantos del Atlas, la siguiente visita es a las Gargantas del Todra. La principal diferencia entre Dades y Todra es que el primero vas descubriendo el paisaje y al llegar al punto alto puedes disfrutar del camino que has venido haciendo mientras que en las Gargantas del Todra lo que te sorprende es cómo puede tener esa altura la garganta, algo que no te esperabas.

excursion-desierto_marruecosIMG_9937

Es una zona típica de escalada y cuando realizamos la visita había un par de grupos practicando. Las paredes son bastante altas y no será raro que te quedes con la boca abierta mirando hacia arriba. La Garganta del Todra la verás desde abajo, junto al río y te sorprenderás mirando hacia arriba, las del Dades te sorprenderás del camino realizado una vez llegues arriba.

Es una zona bastante turística, con mucho visitante europeo, por lo que abundan los puestos con artesanía, productos locales y niños ofreciéndote algo a cambio de unos pocos dinares.

ait-arbi_dedos-de-mono_marruecos_IMG_9883

A la vuelta al paisaje abierto pasamos por Ait Arbi, una zona conocida como “Los dedos de mono” por la forma peculiar que tienen las montañas junto a la carretera. Si quieres conocer más acerca de ellos, puedes leerlo en este post.

Palmerales

Es posiblemente una de las cosas que más me sorprendió del viaje. Marruecos a priori parece una zona bastante árida. Llegas a Marrakech y fuera de los jardines, el marrón es protagonista en todos los lados. Cruzas el Atlas y las gargantas y refuerzas la idea de que no es una zona rica en vegetación. Pero cuando ves el primer palmeral se te quita de la cabeza esa idea.

excursion-desierto_marruecosIMG_0196

Los palmerales son una de las fuentes de abastecimiento de las zonas junto al Atlas. Facilitados por ser zonas de regadíos, los locales utilizan los productos que pueden cultivar, principalmente dátiles para sobrevivir y sobre todo para venderlos y exportarlos.

Camino y llegada a Merzouga

Tras ver un par de cultivos de palmeras y parar a mitad de camino para comer, a media tarde nos adentramos ya en la zona desértica. Ya sabemos que Merzouga está cerca porque se nota por la naturaleza que estamos viendo. Recuerda a una estepa, a una meseta árida. Sin arboles, sin arbustos y con un terreno que tampoco es desértico de arena si no de piedra.

Durante el viaje, parte de la excursión preguntaron al guía sobre volver al día siguiente de dormir en el desierto en quad hasta el coche con el fin de no realizar dos excursiones en camello y enriquecer la experiencia. El guía no se mostró demasiado proactivo a esa petición. Primero que no todo el mundo quería (y eso suponía partir el grupo) y después que no estaba contemplado y por tanto no se había reservado y es posible que de hacerlo no hubiera disponibilidad ni beneficio para el guía/tour operador. Finalmente mantuvimos el guión establecido.

excursion-desierto_marruecosIMG_9992

Cuando llegamos a la ciudad de Merzouga, lo que más nos llamó la atención fue la Gran Duna. Sus dimensiones asustan pero viendo que la gente se estaba tirando en trineos, con tablas de snowboard, etc. nos entraron ganas de hacerlo igualmente nosotros.

Antes de la travesía por el desierto fuimos a visitar a un grupo de bereberes subsaharianos que nos ofrecieron te de menta y un espectáculo de música y baile. Junto a este recinto, llegamos al hotel donde dejaríamos todas las pertenencias hasta la mañana siguiente porque no podíamos llevar las maletas en el camello.

Excursión por el desierto

Una vez acondicionados todos con nuestro pañuelo cual touaregs nos subimos a los camellos en busca del punto más alto de las dunas para observar el atardecer desde el desierto. Debido a que nos retrasamos en la llegada no pudimos hacerlo desde la Gran Duna pero lo cierto es que el lugar elegido era suficientemente bueno.

excursion-desierto_marruecosIMG_0008

Cuando el sol se puso, nos volvimos a subir a los camellos para llegar al complejo de haimas donde íbamos a cenar y descansar.

La noche en el desierto

Cuando realizamos la reserva de la excursión nos fijamos en las diferencias que había entre el precio barato y caro. Principalmente era una cuestión del nivel de alojamiento. La primera noche, después de ver ambos alojamientos tampoco encontramos demasiado sentido tener que pagar un extra por dormir en hoteles diferentes porque tampoco tenían una calidad muy diferente. Es cierto que el desayuno del “hotel barato” era quizás más espartano y menos típico que el que habíamos tenido nosotros pero no era demasiado diferente.

excursion-desierto_marruecosIMG_0093

Cuando llegamos a las haimas y vimos unas y otras, entendimos que habíamos elegido bien pagando más. La versión económica permitía dormir en grupos grandes en haimas artificiales de plásticos. Obviamente todas son artificiales, pero las económicas parecían tiendas de campañas de Decathlon con forma de haima y tenían los baños compartidos. En cambio la versión “premium” eran haimas bastante amplias con una apariencia mucho más realista y con un baño privado en su interior. Había bastante diferencia.

excursion-desierto_marruecosIMG_0082

Una vez llegamos, nos dieron nuestra haima, fuimos a cenar y al terminar hubo un espectáculo de música y bailes alrededor de una hoguera. Esa fiesta se alargó hasta bien entrada la noche. Una vez terminada algunos huéspedes se fueron a dormir mientras que otros acompañados de los camareros y artistas se fueron a la gran duna a tirarse en tabla de snowboard. Lo cierto es que hacía una temperatura excelente y era noche con luna llena por lo que la visibilidad era increíble.

excursion-desierto_marruecosIMG_0112

Si quieres seguir la ruta del tercer día puedes encontrarla en: “De regreso a Marrakech“.

Ruta del segundo día

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Un comentario Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.