Cascadas de Ouzoud, Marruecos

Viajar a Marrakech implica pasear por la medina, visitar alguno de sus jardines como el Majorelle y comprar algo en el zoco. Los colores terrosos, el bullicio y el olor a comida con especias es algo que no va a sorprender porque es lo típico de la ciudad. Pero estando en Marrakech puedes hacer excursiones…

Oasis de Chebika en Túnez

Cerca de la frontera con Argelia, en mitad del desierto se encuentra el Oasis de Chebika. Antiguo asentamiento del Imperio Romano que buscaba una zona fértil donde poder descansar.

Ait Ben Haddou, escenario de cine

A 200 kms de Marrakech, es una de los Ksar de referencia en el norte de África. En el pasado parada de mercaderes, en la actualidad, visita turística imperdible.

Chott el Jerid en Túnez

El lago salado de El Jerid, también llamado Chott el Jerid es uno de los entornos naturales más visitados y más destacados del norte de África por su superficie y por el efecto que producen los espejismos allí.

Cartago, la metrópoli del imperio

Cartago fue una de las dominadoras del Mar Mediterráneo antes del nacimiento de Cristo. Su posición estratégica la hizo ser el foco de varios imperios a lo largo de la historia.

Los Jardines Majorelle en Marrakech

El oasis verde dentro de la ciudad arcillosa de Marrakech es uno de las visitas obligatorias de la ciudad. Destaca su colección de cactus y su famoso Azul Majorelle

Essaouira en Marruecos

La ciudad pesquera de Essaouira es una de las más visitadas por los turistas que desde Marrakech buscan encontrar algún complemento diferente a lo visitado.

El anfiteatro romano de El Djem, Túnez

El cuarto anfiteatro romano más grande del mundo se encuentra en Tunez y es uno de los mejor conservados. Por ello, ha sido recinto de películas romanas durante su historia.

Sidi Bou Said, la perla de Túnez

El pueblo de Sidi Bou Said es un punto turístico básico en un viaje a Túnez. Sus fachadas blancas con sus puertas y ventanas azules hace que destaque a distancia.